Las bodas del cordero

«Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.» Apocalipsis 19:7-8.

El apóstol Juan nos presenta una visión fascinante de las bodas del cordero, todos sabemos que Cristo cumplirá y sellara su compromiso con su esposa (la Iglesia, los santos redimidos) en las bodas del cordero (Apocalipsis 21:9-10).

Mientras acá en la tierra se esta llevando a cabo la gran tribulación de la que brevemente hemos comentado anteriormente, en el cielo la situación será diferente; Cristo estará celebrando el compromiso eterno con aquellos que el ha dado su amor eterno (Jeremías 31:3; Juan 3:16), porque aparte de ser una forma mística de presentar a Cristo con su esposa (Efesios 5:24-27), también será el cumplimiento de todo lo prometido.

No habrá un momento tan especial, como este donde el amado se encuentre con su amada para estar justos por la eternidad

La boda es el momento esperado entre aquellos que se aman, para legalizar y sellar para siempre una relación permanente. Las bodas del cordero es el momento cumbre y el cumplimiento de la promesa de volver para estar juntos por la eternidad (Juan 14:1-3).

Para nuestra reflexión debo decir que no habrá un momento tan especial, como este donde el amado se encuentre con su amada para estar justos por la eternidad; sin sombra de variación y nada que empañe ese amor.

Del escritorio del pastor.

Desde Sonsonate en El Salvador, tierra de bendición para las naciones