Las setenta semanas de Daniel

«Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.» Daniel 9:24.

Hablar sobre este tema es de gran importancia, pues nos presenta un panorama para poder entender mucho de los eventos y señales de los últimos días, no pretendemos profundizar sobre este asunto, ni mucho menos ser maestros sobre ello. Mas bien deseamos instarnos a estudiar y sobre todo a anhelar su pronto cumplimiento.

Daniel ha estado orando en intimidad con Dios y la respuesta trae consigo sabiduría y entendimiento sobre el trato de Jehová con Israel; y con la santa ciudad (Jerusalén). Debemos decir que las setenta semanas tienen que ver con esa relación especial que Dios tiene con su pueblo; expresando seis cosas que Dios hará dentro de este trato: terminar la prevaricación, poner fin al pecado, expiar la iniquidad, traer justicia perdurable, sellar la visión y profecía, y ungir al santo de los santos.

Tres de las cuales Cristo ya las cumplió al morir en la cruz. (Isaías 53:4; 1 Pedro 2:24). Y para muchos estudiosos la unción al santo de los santos también la cumplió Jesús el día de su bautizo; cuando el Espíritu Santo descendió como paloma sobre el (Marcos 1:9-11; Lucas 4:18-21). Quedando la justicia perdurable y el sellar la visión y profecía pendiente; reconociendo con esto directamente, el trato con Israel y la santa ciudad.

Para nuestra reflexión debo decir que esto nos enseña la importancia que tiene para nosotros como iglesia, estar pendientes de los acontecimientos alrededor de la nación de Israel y Jerusalén. Pues estos acontecimientos marcan una señal importante para el cumplimiento de las profecías de los últimos tiempos.

Iglesia alerta porque pronto muy pronto Cristo vendrá.

Del escritorio del pastor. 

Desde Sonsonate en El Salvador, tierra de bendición para las naciones