Lo que Dios espera de ti

Esta mañana una vez más Dios me permitió reflexionar en la Naturaleza llevándome a las escrituras.
Visitaba el jardín de mi casa y me di cuenta de que el tiempo de cosecha de Higos ya había llegado.

Este fruto es muy apreciado en algunas regiones: es dulce, carnoso y rico en carbohidratos. Su cosecha va desde agosto a septiembre (en algunas higueras al entrar el frío quedan algunos frutos en hibernación que se conocen como brevas dando la apariencia que la cosecha aún sigue).

Y precisamente esto me hizo reflexionar en aquella ocasión que el maestro buscó fruto en una higuera y no lo encontró; Maldiciendo al final a dicha planta.

Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. 
Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. 
Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera? 
Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.
Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Mt. 21.18-19

Aunque las escrituras dicen que aún no era tiempo de higos o cosecha.

Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre.
Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.
Mr.11:12-14

El maestro sabía de esta peculiaridad en las higueras y al verla muy frondosa buscó en ella este higo en hibernación de la cosecha anterior y no le encontró ; así mismo Dios espera de mí un fruto para alimentar al hambriento o al forastero.

Que no solo vea como Dios me ha bendecido sino que pueda compartir esa bendición con aquellos que lo necesitan.

Desde Sonsonate en El Salvador, tierra de bendición para las naciones